Un menú solidario con mucha estrella

Ochenta personas atendidas por Cáritas degustaron un menú elaborado por los prestigiosos  chefs cordobeses Kisco García y Celia Jiménez el día 21 de diciembre. A esta iniciativa solidaria, Comercial Piedra suma toda la materia prima y  la Escuela de Canto de Manuel Ruiz “El Queco” se ofreció a amenizar el encuentro

La solidaridad de dos estrellas Michelín de Córdoba, Kisko García y Celia Jiménez, hicieron posible el menú solidario que el 21 de diciembre degustaron unas ochenta personas atendidas por Cáritas diocesanas de Córdoba. A esta iniciativa se sumó la colaboración de Comercial Piedra, que aportó toda la materia prima y la escuela “Yo canto” que dirige Manuel Ruiz “El Queco”, encargada de amenizar con la actuación de varios alumnos el almuerzo con estrella.

El almuerzo especial se celebró el día 21 de diciembre en el hogar- residencia de San Pablo. Los invitados a esta comida fueron los residentes en la residencia “San Pablo”, en su mayoría mayores en exclusión social y las personas sin hogar que acoge la casa “Madre del Redentor”, además de algunas otras que son atendidas por la UVI social de Cáritas por las noches en la calle. Esta es una ocasión para comprobar “el tremendo don de recibir” a través de los colaboradores con que cuenta la iniciativa, explicó la secretaria general de Cáritas Diocesana, Lali Ramírez.

Para ofrecer ese menú de gala, se comprometieron dos grandes cocineros que llevaron a la mesa aquello que “cocinaríamos para nuestra propia familia”, dijo Celia Jiménez, porque se trata de que “las personas no estén solas y sean felices”. La primera mujer andaluza en obtener una estrella Michelín, confeccionó un plato de carne basado en una carrillera con patatas duquesa, lo que para ella supone “un privilegio”.

Kisko García manifestó su satisfacción por elaborar un plato de pescado, en concreto, Rape con espinacas y un pil- pil de su propia piel. Para este cocinero distinguido con una estrella Michelín, esta actividad representa “poder hacer cosas distintas en favor de los demás y no para nosotros mismos, como de costumbre”.  El restaurante Tabgha, impulsado por Solemccor, fue el responsable de la confección del poste, un merengue al horno con sirope ”muy del gusto de nuestros mayores”, según el responsable de su cocina , David Plaza.

Comercial Piedra donó toda la materia prima de este menú solidario y a través de su gerente, Francisco Javier Piedra, esta ocasión representa poder contar al mundo que la pobreza existe y hay que “estar cerca de quienes más lo necesitan”. Para Manuel Ruiz, hijo de Manuel Ruiz “El Queco”, la aportación de la Escuela de Canto “Yo Canto” representa “un verdadero honor” que se traduce en la actuación de varios alumnos del centro que dirige su padre.

 

 

COMPARTIR EN REDES SOCIALES