Ultimadas las obras de la casa-hogar de Picota

Tras el debilitamiento que sufrió por la lluvia, la casa volverá a abrir sus puertas en febrero para el nuevo curso

La lluvia y la cercanía de un arroyo acabó debilitando los cimentos del hogar “Virgen de Araceli” de Picota construido en 2014, donde acudían cada curso 40 niñas a estudiar de entre 6 y 16 años. Tras varios meses en obras, esta casa-hogar ya está culminando sus obras para reabrir sus puertas en el mes de febrero y acoger de nuevo a este grupo de niñas atendidas por la comunidad religiosa Obreras del Corazón de Jesús.

Ante el riesgo de derrumbe, la Misión Diocesana de Picota decidió derribar la parte trasera de la casa de acuerdo con la comunidad de cuatro Hermanas Obreras del “Sagrado Corazón” que gestionan este servicio y se procedió a la excavación para la nueva cimentación.

El proyecto de cimentación y nuevas instalaciones ha constituido una apuesta por favorecer el desarrollo de niñas que de otro modo tendrían muchas dificultades para continuar sus estudios.

La renovación de su estructura ha sido posible gracias a la colaboración de los cordobeses que ha canalizado la Delegación Diocesana de Misiones.

La casa-hogar cuenta con 45 plazas que quedarán nuevamente disponibles cuando comience el curso escolar en febrero.

 

COMPARTIR EN REDES SOCIALES