Nicolás Rivero expresa su sentimiento antes de partir a Picota

El sacerdote de la diócesis de Córdoba ha emitido una emotiva carta a sus fieles tras acoger su nuevo nombramiento

El mes de junio es un mes de cambios y nuevos nombramientos en la Diócesis. Entre ellos, monseñor Demetrio Fernández ha designado al sacerdote Nicolás Jesús Rivero a la misión “ad gentes” que la diócesis de Córdoba tiene en Picota, Perú. Con este motivo, Nicolás ha hecho pública una emotiva carta en la que pone de manifiesto su disposición para servir a las comunidades más necesitadas de Dios.

Nicolás ha permanecido como párroco diez años en la parroquia de Santo Domingo de Lucena y trabajando junto a diversos sacerdotes durante sus 19 años de sacerdote. A partir de ahora, será otra misión la que cumpla al lado de quien más sed de Dios tiene y acompañado por el sacerdote Antonio Javier Reyes. “Es la Iglesia la que me envía a la Misión diocesana en la Prelatura de Moyobamba en la provincia de Picota de la región de San Martín en la amazonía peruana, y donde también se atienden otros lugares de la región de Loreto del Vicariato Apostólico de Requena: más de cien pueblos”, expresa en su misiva refiriéndose a su nuevo destino pastoral, un lugar que ya conoce por su hermano que también durante un periodo de su ministerio estuvo en Picota.

Asimismo, en la misma carta, Nicolás agradece el apoyo de su familia y de los fieles y confía en la gracia de Dios y en la protección de la Virgen para “contribuir a propagar la luz del Evangelio”.

Adjuntamos la carta íntegra.

Carta de despedida. Lucena 18 de junio de 2022

COMPARTIR EN REDES SOCIALES