Misión País vuelve a la diócesis de Córdoba

Un importante número de jóvenes universitarios católicos está misionando parroquias de la provincia y la ciudad

Palma del Río, Posadas, La Carlota, Rute, Fuente Obejuna y la parroquia de San Vicente Ferrer de Córdoba han recibido la visita de Misión País. Un nutrido grupo de jóvenes universitarios católicos está misionando las parroquias y evangelizando con la espiritualidad Mariana del movimiento Schoenstatt. “La Mater”, la Virgen de Schoenstatt, la Virgen peregrina, acompaña a estos misioneros y ofrece tres gracias a quienes la reciben: cobijamiento, transformación interior y fecundidad apostólica.

Los párrocos sólo tienen palabras de agradecimiento con los misioneros, que en la semana que están en la misión se “entregan en cuerpo y alma” como ha asegurado Abraham Luque, párroco “in solidum” de Fuente Obejuna y sus aldeas. Son jóvenes “muy comprometidos” en palabras de Francisco Gámez, párroco de la Asunción de Palma del Río, y suponen “un paso de gracia” por la parroquia. Visitan colegios, institutos, residencias de ancianos y hacen “el puerta por puerta” por las casas. Están a disposición de la parroquia también para cualquier tarea de mantenimiento necesaria, como ha sido el caso de Fuente Obejuna y San Vicente Ferrer, donde han ayudado en la pintura y limpieza de las dependencias parroquiales.

Estos jóvenes “revolucionan” a su paso, así lo ha confirmado Néstor Huércano, párroco en La Carlota, que ha vivido “una semana preciosa” en su parroquia y “se hacen notar y tocan muchos corazones” como ha asegurado José Miguel Bracero, párroco en Posadas. Transmiten a Dios “con sus vidas y viven la fe en misión” son un ejemplo real para la juventud de nuestra comunidad. Bernard Huamán, párroco “in solidum” en Rute confesó su deseo de llevar “a todos los hogares de Rute” la presencia del Señor y de la Virgen, con la ayuda de los jóvenes de Misión País. Por su parte, Pablo Garzón, párroco de San Vicente Ferrer, ha definido la experiencia como “muy gozosa” porque “son chicos llenitos de Dios que están encendiendo a donde llegan la llama del amor a Cristo”.

Monseñor Demetrio Fernández ha tenido la oportunidad de conocer a los jóvenes que han misionado la parroquia San Vicente Ferrer en Córdoba. Este grupo conoció la Mezquita Catedral, participó del Adoremus de los jóvenes organizado por la Delegación de Juventud cada jueves y tiene previsto peregrinar al Santuario de la Fuensanta el sábado, 10 de febrero.

Los más pequeños también han podido disfrutar de catequesis y momentos lúdicos con los misioneros, Abraham Luque ha reconocido que con estas catequesis “han dejado el buen olor de Cristo, un Cristo joven, alegre, entregado y servicial”.

Este proyecto misionero nos recuerda que la Iglesia es joven y que Cristo ha venido a servir y estos jóvenes siguen el modelo del Señor poniéndose al servicio de los demás. Además, consiguen mostrar otras realidades de la Iglesia que muestran su universalidad y que la vida religiosa no se ciñe a nuestra vida de parroquia, así como la frescura de la Iglesia joven con un futuro prometedor por delante anclado en el Señor y en su bendita Madre.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES