María escucha al mensajero de Dios en “Al Trasluz”

En el corazón del Adviento, celebramos la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, dogma decretado en 1854 por el papa Pio IX

Dios preservó a María, desde el momento de su concepción de toda mancha o efecto del pecado original. Contemplando a la Virgen, recordamos las primeras palabras que Dios le dirige a través de su mensajero, el arcángel Gabriel.

"Alégrate". Es lo primero que María escucha de Dios y lo primero que hemos de escuchar también hoy. A veces, entre nosotros, falta alegría. Y cuando falta la alegría, la fe pierde frescura, la cordialidad desaparece, la amistad se enfría.

"El Señor está contigo". No estamos ni podemos sentirnos huérfanos.Vivimos invocando cada día a un Dios Padre que nos acompaña, nos defiende y busca siempre el bien de todo ser humano.

"No temas". Son muchos los miedos que nos paralizan: Miedo a la pandemia que no cesa, a las enfermedades, al mundo moderno y a una sociedad descreída. Miedo a un futuro incierto. Es urgente construir la Iglesia de la confianza.

"Darás a luz un hijo le pondrás por nombre Jesús". Tambien a nosotros, como a María, se nos confía una misión: Contribuir a poner luz en medio de la noche. Hemos de ayudar a los hombres y mujeres de hoy a descubrir a Jesús. María escucha al mensajero de Dios. Escuchemos nosotros a los mensajeros que Dios nos envía.

 

 

COMPARTIR EN REDES SOCIALES