Las Hermandades del Rocío rumbo a la Blanca Paloma

Córdoba, Montoro, Lucena, Priego de Córdoba, Cabra y Puente Genil ya están en camino

Las Hermandades rocieras de la diócesis de Córdoba ya se encuentran en pleno camino hacia la aldea almonteña, un camino que un año más, y a pesar de la lluvia, es una profesión de fe y devoción a la Santísima Virgen. “Caminar al Rocío significa entrar en la escuela de María, donde nos enseña y nos ayuda a pedir el Espíritu Santo, a vivir sin miedo, sin temor”, expresaba el sacerdote Eugenio Bujalance, consiliario de la hermandad del Rocío de Lucena, durante su andadura junto a los peregrinos que acompañan a la Hermandad del Rocío de Lucena a través de sus redes sociales. Y es que hacer el camino del Rocío recuerda la misión esencial del cristiano, que no es otra que creer en Dios, tener fe y compartirla.

Con esa misión, con esa fe y con la ilusión de postrarse a los pies de la Santísima Virgen en su Santuario, durante esta semana caminan las distintas Hermandades del Rocío de la diócesis de Córdoba hasta la aldea almonteña: Córdoba, Montoro, Priego de Córdoba, Lucena, Cabra y Puente Genil.

Están siendo unos días duros por la lluvia, pero los peregrinos andan cargados de fuerza, de la mano de María, quien los impulsa y los guía hasta sus plantas para vivir un nuevo Pentecostés.

Durante todo el fin de semana, serán miles los peregrinos que lleguen a la aldea del Rocío, sumándose a los muchos devotos que se han echado a las arenas para acompañar a sus Simpecados. Todos llevan clavado en el corazón a la Virgen del Rocío, todos caminan hacia Ella a través de su Divino hijo, el Pastorcito Divino.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES