“Las Hermanas de Marta y María nos acogen como si fuéramos prolongación de Jesús”

En el día de la fiesta de Marta, María y Lázaro, el Obispo ha presidido la misa junto a las religiosas de la casa sacerdotal

La congregación de religiosas de Marta y María está formada por más de mil consagradas repartidas por todo el mundo. Concretamente, en la diócesis de Córdoba está un grupo de religiosas al frente de la casa sacerdotal “San Juan de Ávila”, ofreciendo su hospitalidad y ayuda a todos aquellos residentes que la necesitan.

El obispo de Córdoba ha querido celebrar junto a ellas la fiesta de su titular, el día de Marta, María y Lázaro, con la celebración de la santa misa en la capilla de la casa sacerdotal.

En su homilía, monseñor Demetrio Fernández ha recordado que son los que viven en esa casa los que disfrutan de aquella hospitalidad que Marta, María y Lázaro brindaron a Jesús. “Las hermanas hacen esta tarea por amor a Jesús, para servirle a Él, y nos acogen como si fuéramos una prolongación de Jesús”, ha afirmado el prelado.

Haciendo alusión al trabajo que desarrollan cada día, el Obispo ha destacado que “lo más importante no es lo que hacen las hermanas, que es mucho, sino su presencia y el testimonio que dan porque son almas y vidas consagradas al Señor y nosotros somos los beneficiados de esa consagración”.

En este día de sus santos patronos, el pastor de la Diócesis ha dado gracias a Dios y ellas por su hospitalidad y ha pedido de manera especial que Dios las mantenga siempre en su servicio santo. “El testimonio y el amor de las Hermanas es lo que celebramos hoy, lo hacen con el amor de Cristo y eso nos estimula a nosotros a hacer cada día lo que tengamos que hacer por amor a Jesucristo”, ha expresado.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES