Hambre: La respuesta en el corazón

La nueva campaña de Manos Unidas en la última entrega de Al Trasluz del sacerdote Antonio Gil

De nuevo, con nosotros, la Campaña de Manos Unidas contra el Hambre en el mundo, que fue presentada el pasado 6 de febrero en la catedral cordobesa. De nuevo, las espantosas cifras del hambre que se colocan a la puerta de nuestro corazón, con un lema que nos alerta sobre esa "indiferencia que les condena al olvido". En palabras de la presidenta diocesana de Manos Unidas, Pepa Iribarnegaray: "Sólo desde la últimos podremos comprender un mundo donde la desigualdad, el hambre y la pobreza siguen siendo los retos que impiden a más de la mitad de la humanidad vivir dignamente. Luchamos contra la "cultura de la indiferencia" que nos impide acabar con la pobreza, el hambre y la desigualdad".

Manos Unidas nos invita a vivir, el viernes 11 de febrero, el Día del Ayuno voluntario, como un gesto de amor y de solidaridad con las víctimas del hambre. Y durante el fin de semana, nos invita a una  colaboración económica para la realización de nuevos proyectos, desde la generosidad de nuestro corazón. Sin olvidar el horizonte de Manos Unidas, su esencia más viva, que abarca todas las pobrezas: La pobreza espiritual, mental, de autoestima, educacional y, por qué no decirlo, de ilusiones rotas de un mañana mejor, de una mejor forma de vivir, más digna, más humana. Ciertamente, el gran reto de Manos Unidas es generar esperanza en un mundo marcado por la desesperanza. "Nunca he contado a los pobres", nos dice el papa Francisco. "A  los pobres se les abraza, no se les cuenta".

 

 

COMPARTIR EN REDES SOCIALES