“El Señor ha tocado mi corazón hasta lo más íntimo”

María Brunner de Alcázar de San Juan, Ciudad Real, ha participado en la PEJ con la parroquia Ntra. Sra. de la Expectación de Encinas Reales

¿Cómo valoras la experiencia del Camino de Santiago durante la PEJ 2022?

Para mi el Camino de Santiago ha supuesto un antes y un después a nivel personal y espiritual. Cuando hice la inscripción no me hice ninguna ilusión por nada, sabía que iba a ser una experiencia inolvidable porque vivir algo así con la Iglesia siempre es un regalo, pero jamás pensé que El Señor iba a tocar mi corazón hasta lo más íntimo, que iba a sanar heridas de una forma tan directa, pero a la vez tan suave y con tanta delicadeza.

Llegué al camino con una herida muy abierta, aunque a la vez muy oculta, sin mostrarla a nadie, incluso yo misma no era capaz de mirarla. El Señor con mucha delicadeza ha hecho que poco a poco me fuese enfrentando a esa herida, que poco a poco fuera levantando todas y cada una de las gasas que la ocultaban, para curarla de verdad.  A veces enfrentarse a esto no es fácil porque requiere abrir lo más íntimo de ti y también pasar por el proceso de sanación, pero cuando lo vives con Cristo todo es más fácil: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré» (Mt 11,28)

¿Qué compañeros de camino has encontrado?

La verdadera gracia y regalo, es que he podido encontrarme al Señor en todos y cada uno de los caminantes. Doy gracias a Dios y a cada uno de los que han sido un reflejo de Cristo vivo: cuando en la primera etapa no podía subir más cuestas y me pusieron la mano en la espalda; cuando en la segunda me cuidaron para poder continuar caminando; en la tercera etapa por esa persona que llegó a sacarme una sonrisa, justo cuando la desconfianza empezaba a reinar en mí; en la cuarta cuando quise abandonar, y esa persona me dijo esa frase con la fuerza necesaria para adelantar de nuevo a todos y volverme a situar bajo la cruz de guía; en la quinta por ese amigo agarrándome fuerte de la mano para que no me quedara atrás y acompañara al Señor bajo la cruz hasta el final; y en la sexta por ser iluminada de color cielo por esa conversación que me cambió la vida y me levantó la primera gasa de la herida.

¿Has conocido el Espíritu joven de la Iglesia en este camino?

Tengo que reconocer que todo ha sido muy providencial, porque yo llegué a la diócesis de Córdoba por acompañar a una amiga, pero El Señor me tenía una muy grande preparada. Cuando me preguntaban cómo había terminado en la diócesis de Córdoba ni yo misma sabía dar respuesta, pero ahora puedo decir muy alto que gracias a la diócesis de Córdoba y a cada uno de los cordobeses he podido encontrar la alegría verdadera del Evangelio. Me he sentido muy orgullosa estos días de ser una cordobesa más, y ser una loca cristiana gritando y anunciando lo más grande que tenemos, Jesucristo y la alegría de los jóvenes cristianos.

¿Cómo te preparas para la próxima JMJ de Lisboa en 2023?

Me preparo la JMJ con ilusión, en espíritu de acogida a lo que pueda pedirme El Señor, dejándome sorprender por sus regalos, pero sobre todo con la ilusión y la fuerza de ser una más entre la diócesis de Córdoba. Sabiendo de seguro que la alegría y El Señor se van a palpar con absoluta facilidad.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES