El Espejo de la Iglesia con la directora del Secretariado para los Cristianos Perseguidos

En Marruecos la Iglesia desarrolla una labor importantísima ligada a niños de la calle, allí la diócesis de Tánger abre las puertas de la catedral a los migrantes que llegan al norte del país. Es una iglesia viva, con comunidades eclesiales básicas que consiguen la armonía entre creyentes.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES