Diez años acompañando a jóvenes en exclusión

50 jóvenes han sido acompañados durante diez años en la Casa Mª Auxiliadora apoyados por Cáritas Diocesana

La Casa Mª Auxiliadora es una iniciativa social que partió de la Comunidad de la Compañía de Jesús en Córdoba en enero de 2013 y que cuenta con el apoyo incondicional de Cáritas Diocesana de Córdoba y la Fundación Don Bosco, desde sus inicios.

Este proyecto está dirigido a jóvenes en exclusión social de entre 18 y 24 años, que han estado amparados por el sistema de protección de menores y que, una vez cumplida la mayoría de edad, son sacados del sistema y pasan a vivir en grave riesgo de abandono y exclusión social.

El padre José Mª Margenat, superior de la Comunidad Jesuita en Córdoba propuso a Cáritas Diocesana de Córdoba la cesión de un piso en la calle El Greco para acoger a jóvenes en exclusión social, y ofreció a la Fundación Don Bosco un trabajo conjunto de acompañamiento a jóvenes.

Una vez firmado un convenio de colaboración en enero del 2013 entre las tres entidades eclesiales, se dispuso de la vivienda y los primeros cinco chicos comenzaron su andadura el 30 de abril de 2013.

El objetivo de este proyecto fue acompañar a jóvenes en una etapa clave de su proyecto de vida, ayudándoles en su autonomía personal y social, facilitándoles un proceso formativo que, unido a la inserción laboral en Solemccor y otras empresas, les permitiera una inclusión social en todos los ámbitos. Durante estos diez años han pasado por la Casa Mª Auxiliadora jóvenes de diferentes nacionalidades: España, Marruecos, Argelia, Guinea, Burkina Faso, Mali, Gambia, Senegal y Nigeria.

La clave primordial de este proyecto es el acompañamiento personalizado, creando vínculos de amistad en un clima de auténtica familia, haciéndoles descubrir que el cariño y la ayuda mutua son valores capaces de cambiar la soledad y la exclusión en una auténtica experiencia de fraternidad.

En cuanto a los datos más significativos de estos 10 años, cabe destacar que el número total de jóvenes acogidos asciende a 50 y que todos ellos han iniciado un itinerario personalizado de inserción socio laboral, de los cuales 42 han sido insertados laboralmente y 13 han desarrollado su proceso de inserción sociolaboral y acompañamiento en Solemccor, la empresa de inserción social de Cáritas.

La formación también ha sido vital en este acompañamiento de cara a mejorar su futuro y los datos no pueden ser mejores, 46 jóvenes han mejorado su nivel formativo y 24 se han sacado la titulación en ESO.

“No nos podemos olvidar la labor de las personas voluntarias que han estado vinculadas a este proyecto durante esta década y a los 12 técnicos que han formado parte del equipo educativo en este periodo y han conseguido que 43 jóvenes puedan regularizar su situación documental”, ha expresado Cáritas Diocesana en un comunicado.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES