“Rastreando al espiri”

Durante la Semana Cultural realizada en el IES. Mencía López de Haro, de la localidad de Doña Mencía, se llevaron a cabo diversas de actividades. Se nos ocurrió la idea de realizar una Gymkana para que la materia de Religión también estuviese representada, por lo que con la ayuda y colaboración de mis compañeros del centro nos pusimos manos a la obra para “Rastrear al Espiri”…buscarlo y, finalmente, encontrarlo.

Los niños descubrieron los “Dones del Espíritu Santo” enmascarados en varias pruebas que se realizaron en el marco de las distintas materias (Matemáticas, Ingles, Geografía, Historia, Educación Física, Francés y Religión), para así propiciar una educación integral y la puesta en escena de las Competencias Básicas.

Las pruebas duraron dos horas y se realizaron en el patio y en el gimnasio del centro. Estas pruebas fueron valoradas por los distintos profesores, con la colaboración de alumnos de 4º de ESO.

Durante la Gymkana, el Emperador Tiberio -encargado de dar las órdenes para que investigasen de dónde les venía el poder a los seguidores más cercanos del Nazareno- estuvo supervisando el buen funcionamiento. El   que completase la investigación antes, sería premiado por él.

Los alumnos de 1º ESO, repartidos en 5 equipos, comenzaron a hacer las pruebas repartidas por las distintas dependencias del instituto representadas por los “Frutos del Espíritu Santo” que tuvieron que encontrar. Después de cada prueba, el equipo obtuvo una copia de la llave original con un “Don del Espíritu Santo”. Una vez completadas las diferentes pruebas en el tiempo establecido (7 minutos para cada una), el equipo que consiguió más copias de llaves y que abrió el cofre en el que estarán los siete “Dones del Espíritu Santo”, recibió un premio final entregado por el emperador.

Todo resultó como lo habíamos previsto. Los alumnos descubrieron la fuerza “Dones del Espíritu Santo” que recibieron los Apóstoles el día de Pentecostés de una manera divertida, dinámica y distinta. La experiencia ha sido positiva y ha abierto las puertas a nuevas formas de aprender que se pondrán en práctica en un futuro.

El Espíritu Santo vino a despertarnos, a darnos valor y coraje para ser verdaderos transmisores de la Buena Noticia.

Mª Ángeles Villagrán García

COMPARTIR EN REDES SOCIALES