Por qué leer a Dostoyevski

Este libro es la vacuna perfecta para curar la peor pandemia que existe: la indiferencia

Se cumplen doscientos años del nacimiento de Fiódor Mijáilovich Dostoyevski (Moscú 1821, San Petersburgo 1881). Buen momento para lanzarse al reto intelectual que supone la lectura de este genio literario. ¿Vale la pena esa aventura? ¿Qué puedo esperar, qué me puede aportar? ¿Es verdaderamente un escritor tan indispensable?
Estas páginas buscan despertar el interés de quienes se han planteado alguna vez ese reto, ayudarles a hacerlo correctamente, y animar así a quien aún no haya vivido la experiencia performativa que supone leer a Dostoyevski.

Por más que viviera en circunstancias muy ajenas a las nuestras, fue un autor que comprendió como muy pocos el alma humana universal y enseña a vivir en el misterio de Dios, del hombre y del mundo. Un novelista con quien poder aventurarse en unos parajes que por nosotros mismos no seríamos capaces de conocer a fondo: la extrema paradoja de la condición humana; las incongruencias de pretender vivir como si Dios no existiera; el abismo de la misericordia divina o el peso infinito que puede tener un instante o una decisión; el inmenso poder del sufrimiento humano. La vacuna perfecta para curar la peor pandemia que existe: la indiferencia.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES